IV Subida al “Buitre”

Cuenta la leyenda que allá por los primeros días del otoño del año 2013, se reunieron a los pies de Sierra Nevada, un reducido grupo de, valientes para unos e inconscientes y locos para otros, se reunieron en la población de Canjáyar para afrontar por cuarta vez en sus vidas la durísima ascensión al famoso “Pico del Buitre”, a más de 2.400 metros de altitud.

En ese año, se reunieron más de 35 “locos” que a lomos de sus monturas de MTB comenzaron la ascensión a primera hora de la mañana desde Canjáyar dirección a Ohanes por una sinuosa carretera que durante 9 kilómetros los llevó, a cada uno a su ritmo, hasta esta población.

Aquí el grupo se reagrupó y rellenaron sus bidones en la última fuente de agua potable que verían durante toda la ruta. Más de 50 kilómetros de dureza, frío y soledad sin agua …. pero, ¿quien dijo miedo? A partir de Ohanes ya todo fue una continua ascensión por pista forestal hasta el siguiente punto de reagrupamiento en el Collado del Espino. Durante este trayecto, la serpiente “rosa” se fue dividiendo en grupos compuestos por gente con un ritmo de pedaleo similar. Como siempre, fue prácticamente imposible ir juntos, pero nunca el último fue solo … así que se cumplió la máxima de que nadie se quedase tirado y abandonado … Bien por estos locos !!!!

Una vez reagrupados en el Collado del Espino cada cual comenzó los últimos 12 kilómetros de ascensión, hasta donde pudo cada uno, para cumplir sus objetivos personales. Unos llegaron más arriba, otros menos, pero todos satisfechos. Como dijo el Rey Felipe II, “Yo no mandé a mis barcos a luchar contra los elementos” … y a estos “locos” les pasó algo similar; partieron de Canjáyar con 20º en el termómetro, cielo despejado y sin viento; al llegar a Ohanes la temperatura era de 16º y el cielo estaba despejado, aunque en las alturas, el Pico del Buitre ya comenzaba a nublarse. Conforme comenzaron la subida, la temperatura fue descendiendo, y en el Collado del Espino era de 12 º y comenzaba a levantarse viento de cara con unas nubes cada vez más amenazantes. En el cruce del mirador del Buitre, la temperatura era de 8º y un viento insoportable … aunque en la cima era peor, porque la temperatura era de 6º …. un “frío de cojones” !!!!!

Aunque lo que más se recordará de esta aventura fue que tras bajar y reagruparse de nuevo en el Collado del Espino, el grupo de “locos” enfiló una ESPECTACULAR vereda de bajada hasta Ohanes por donde las cabras ya no quieren bajar … pero ellas no están tan locas como este grupo …. Cuentan los viejos del lugar que esta “senda” la utilizaban los “antiguos” para subir desde Ohanes hasta las estribaciones del “Pico del Buitre” para recoger nieve de los neveros.

Por el estado de la vereda, daba la sensación de que por allí el último que pasó fue precisamente Felipe II buscando los restos de la “Armada Invencible” …. pero aún así, y a pesar de que a algunos de estos “locos” los engañaron como a “imberbes retoños”, todos y cada uno de ellos descendieron hasta Ohanes sin mayores anécdotas que los pinchazos de costumbre y algún pequeño “revolcón” de lo más habitual cuando vas a lomos de una MTB.

Una vez ya todos en el punto de partida comenzó lo que mejor se le da a este grupo de “locos” …. comida y bebida hasta más no poder. Es de agradecer y se debe nombrar al grupo de vecinos y amigos que de forma desinteresada pasaron toda la mañana preparando las viandas para que a estos “locos” no le faltase de nada …

Más tarde, y para no variar, se procedió a la entrega de los “Chanata Bike Awards” con el siguiente resultado:

Así como a la entrega de menciones especiales:

Una vez más, para quitarse el sombre con los Chanateros … cada día estoy más orgulloso de poder decir que soy uno de los afortunados que forman parte de este grupo tan especial …. Gracias a todos !!!!!!

Desde el inicio hasta ahora

Rutas de HuskyDesde que comencé con esta “bendita locura” (como me gusta llamarla) he realizado unas cuantas salidas …. no os voy a contar todas porque ni yo mismo las recuerdo todas, pero de vez en cuando si que me ha dado por guardarlas, ya sea con GPS, o luego memorizándolas … y el resultado hasta hoy ha sido este que aquí os dejo:

Rutas de Husky