Entrenando «mente y cuerpo»

Hoy ha sido una de esas salidas en MTB que me hacen darme cuenta lo bien que me ha venido para entrenar ultra maratones de MTB (o como quiera que se diga eso de hacer un «porrón» de kilómetros con la bici de montaña).

Esta mañana me he levantado con ganas de «ir un rato sólo», así que a las ocho menos diez …. en marcha, pero en lugar de ir al lugar de reunión, para que mis hermanos «Chanateros» no tuviesen que esperarme, he tirado yo sólo para hacer la ruta.

Un día increíble, ni una brisa de viento, un poco nublado, pero sin amenazar lluvia ni nada parecido, temperatura ideal, y tiempo de sobra para darle vueltas al coco. Hasta el kilómetro 41 (el mirador del Palaín) no han llegado mis compañeros, así que fijaos la cantidad de tiempo y kilómetros que he tenido para ir dándole vueltas al «tarro».

Cuando vas en la bici, al menos yo, te sirve para despejarte de los «problemas y sinsabores» de la vida cotidiana. Te olvidas de la hipoteca, de la letra del coche, de los gastos del colegio de los niños, de las tarjetas, de los bancos … de todo lo que nos «hunde» a diario … te olvidas hasta de esta «puta» crisis que nos invade por todos sitios.

Un gran entrenador, el amigo Buda de mis otros hermanos, Los Ultimos Susmuráis, me dijo en una ocasión que para abordar ultramaratones, sean andando, corriendo, en bici o haciendo el pino, más de 70% es preparación «mental» … porque por muy fuerte que estés, si tu cabeza dice: «párate y vete a casa», ya no tienes nada que hacer; sin embargo, si tienes un estado físico «tan lamentable como el mío», si tu cabeza te va dando ánimos y diciéndote: «tú puedes, baja un poco el ritmo y sigue, que tú puedes, que esto no es como empieza sino como acaba» …. entonces, más tarde o más temprano, consigues el reto.

Pues esta mañana, durante 41 kilómetros iba diciéndome todo esto interiormente, y me iba dando cuenta de cómo se va entrenando y ejercitando la mente a la vez que el cuerpo … y por primera vez, o eso creo yo, me he ido parando y haciendo fotos. Me he sentido cansado, pero muy cómodo con mi mente y con mi cuerpo. Vale que no suba a 15 km/h, sino a 7 km/h …. pero subo, y al fin y al cabo, eso es lo que cuenta … ¿o no?

Bueno, pues una vez llegado al mirador de Celín, han ido llegando el resto del grupo que habían salido un poco después (20 minutazos) y que no me han cogido antes porque ese entrañable y anciano Yayo, como de costumbre, es oler el asfalto y recuerda sus viejos tiempos de ciclista de carretera, pone un ritmo infernal, se quema, y a los 15 minutos ya está «pal’arrastre», y claro entre Roger y el Pastor lo han tenido que subir hasta la cima …. no escarmienta el «chavalín» este …. pero además, ese entrañable hombre mayor ha liado en sus historias al Pastor’s Brother, que encima que llevaba tiempo sin poder coger la bici, se deja liar por este hombre mayor (el respeto a las canas, ya se sabe !!!!)

Bueno, pues una vez reunidos, tiramos hasta el cruce de Las Navas, y tras reagruparnos, comenzamos una bajada «a toda mecha». El Pastor y Felipe pinchan … Felipe arregla la avería en un visto y no visto, pero El Pastor y Yayo se quedan juntos a arreglar la avería …. y tras más de 20 minutos aparecen con una sonrisa de oreja a oreja …. «Love is in the air» … Total, que tras un rato más bajando, a eso de las 13:30 horas, los últimos 5 valientes: El Tío La Vara, El Pastor, Yayo, Roger y Husky nos sentamos delante de unos tercios y unas tapas, como tiene que ser … por eso somos los 5 valientes !!!!!

En definitiva, gran día, gran ruta y mejor compañía … ¿se puede pedir más? Seguramente si, pero con lo que yo he tenido hoy estoy más que satisfecho. Y además, después de un rato de sufrimiento viene una recompensa, que es lo que tercia en ese momento.

Aquí os dejo en enlace a la ruta de hoy:

Roquetas – Dalías – Mirador del Palaín – Cruce Las Navas – Fuente del Tartel – Roquetas

Y aquí os dejo las fotos:

Fotos de la ruta

El retorno a Murtas

Hoy, domingo, 18 de noviembre de 2012, ha sido un día grande. Parafraseando a una persona a la que respeto enormemente, don «Pepu» Hernández, ese hombre que dijo aquello de «BA – LON – CES – TO», yo hoy os diré aquello de «MON – TAN – BA – IK» (en un inglés de andar por casa).

En la etapa de hoy se puede decir a viva voz que hemos disfrutado de un día de bici de montaña en todo su esplendor. Y si no lo creéis, aquí os dejo mi crónica de la jornada.

Domingo, 18 de noviembre de 2012, 7:30 de la mañana. El amigo Roger me recoge en casa. Lleva toda la semana lloviendo, y las expectativas para hoy son …. agua, agua y más agua. No obstante, nuestro Pastor ya nos avisó y tenía preparado un plan B, por si las moscas. A las 8 en punto, partimos desde el Carmona (punto habitual de reunión de los Chanateros). A las 7 de la mañana, ya habíamos mandado a un loco que se marchó desde allí en bici para ir inspeccionando el camino: el amigo Fran.

Alcanzamos con los coches a Fran en las inmediaciones de Dalías, y justo al llegar al punto donde de partida de la ruta, Berja, comienza a caer agua «a manta» !!! Son las 8:45 de la mañana, y se impone la realización del Plan B de nuestro Pastor: café con leche y un plato de churros para que el cuerpo no se enfríe !!!! Y a los pocos minutos llega el amigo Fran, mojado, pero con ganas de ruta !!!!

Llegados a este punto, nos encontramos en la cafetería 11 locos: el Pastor (comandante en jefe de las hordas chanateras), Yayo el «Proponeor» (el Yayo’l Visillo), el Mauro Roger, Fran (Yayo’s nightmare … jajaja!!!!), Rober (el saltarín … ten cuidado con los saltos, compañero !!!), Ledesma … («pa» que te dejas líar por el Yayo !!!!, Fofi (incrédulo … ¿ves como lo del río era verdad??), Vic 1 (vaya maquinón de 29″ que se ha pillado !!!!), César (ese hombre callado …. que anda que lo flipas !!!!), el «Tío La Vara» (anda que no repartiste ayer !!!! entre el agua y tú no quedamos ninguno a salvo !!!!) y un servidor, Husky (el último para recoger al «ganao» que comanda el Pastor !!!!).

Bueno, pues después de ese café con leche y churros, nos dan las 10 de la mañana y el agua nos da una tregua, nos pone una trampa, y como incautos caímos de lleno. Salimos de Berja a toda «mecha», y al kilómetro nos empieza a caer agua …. ya puestos, esto el Mountain Bike !!!! Comenzamos todos agrupados, más o menos, la primera y suave ascensión hacia el Embalse de Benínar, una sinuosa y agradable carretera de montaña. Parece que el Dios Manitú nos va a permitir tener una ruta fresca y apacible …. qué incautos somos.

Una vez pasamos el Embalse de Benínar, cogemos durante un par de kilómetros otra carretera de montaña, en dirección a Turón, hasta llegar a un cruce donde cogeremos la pista que baja hasta un barranco increíble. En esta bajada, el amigo Rober nos da un susto al querer averiguar «¿a qué sabe el campo?» …. Besa el suelo y Yayo y yo le pasamos con las bicis a menos de 20 cms. de la  cabeza, uno por cada lado … Es en mitad de este barranco donde nos encontramos una «escena» que nos deja a los 11 alucinados. Un rebaño de ovejas pastando, pero hay 2 carneros luchando entre ellos a «cabezazos» (y sin casco ni ná !!!!). El sonido que producen los choques nos deja impresionados … 10 minutos allí parados viendo el espectáculo …. alucinante: La Lucha de los Carneros.

A continuación, el proponeor nos tenía preparada una venganza, la cual se volvió incluso contra él …. 6 kilómetros de pista mojada, embarrada, y con una pendiente media del 10% para llegar hasta el increíble pueblo de Murtas. A mitad de camino el Dios Manitú nos ataca sin piedad … un aguacero increíble. Llegamos a Murtas y nos refugiamos bajo los balcones de las casas para cambiarnos de ropa y prepararnos para una «espeluznante» bajada durante más de 10 kilómetros por una pista de hormigón bordeando el Embalse de Benínar … y al acabar, premio para Fofi !!!!! Hemos pasado toda la mañana diciéndoselo, y no se lo creía … y ahora toca «arremangarse», quitarse zapatos y calcetines, y a cruzar un río Lucainena, a la altura de Darrical. Esto ha sido la «el súmun» … La cara de Fofi lo decía todo !!!

Bueno, ya secos, hemos cogido de nuevo la ruta de vuelta hacia Berja donde justo al llegar sobre las 2:45 nos ha vuelto a llover, eso si, ya daba igual, la satisfacción era plena. Estábamos todos con una sonrisa de «oreja a oreja» que parecíamos «gilipollas» … pero que bien lo hemos pasado.

Fofi y Vic-1 se han tenido que marchar, pero los otros 9 … no veáis que fin de etapa en el Bar Restaurante «La Minilla» de Berja … Creo que con las fotos sobran los comentarios ….

Bueno, pues esta ha sido la crónica de un día, que estoy seguro va a quedar en nuestros recuerdos «pa los restos» … porque hoy puedo decir que ha sido un verdadero día de «MON – TAN – BA – IK» …..

Gracias a los 10 compañeros que me han esperado, aguantado, soportado, ayudado y permitido acompañarles en la ruta y en la mesa. Hoy «éramos los que estábamos, pero no estábamos los que éramos».

Ruta: Berja – Embalse de Benínar – Murtas – Darrical – Embalse de Benínar – Berja


Resto de Fotografías:


Aquí no sale nadie

La Envía GolfMiércoles, 14 de noviembre de 2012. 16 horas. Tras un par de semanas, el tiempo da una tregua. Pero claro, es un día «entre semana». No sale nadie.

El eterno dilema de los que somos «aficionados» a la bici. Nos vemos de domingo en domingo, y siempre decimos lo mismo: «…. no, estoy flojo, si no he salido desde el domingo pasado, no tiréis mucho que me descuelgo ….«.

Mira que nos gusta «mentir» sobre nuestras salidas entre semana … y yo el primero. Bueno, pues esta tarde, el amigo Roger me llama y salimos a las 4 de la tarde. Dirección: Felix (ida y vuelta).

A los 2 kilómetros de empezar, nos encontramos al primero, Fernando …. Como siempre, el típico comentario: «¿Dónde váis? A Felix, madre mía … no, yo estoy flojo, me dieron el otro día tirones, voy sólo hasta el cruce …. os acompaño un poco pero yo me quedo …». Y un «güevo», primo Fernando …. Si a medio camino me has dejado como una colilla …. menos mal que no estás fuerte … Eres un máquina, tío !!!!!.

Parada del PastorA media subida, venía bajando como un tiro el increíble «Super Emilio«, pero que conste que aquí no sale nadie entre semana !!! jajajaja !!!! Por cierto, estas fotos son suyas … gracias, Emilio.

Bueno, no me enrollo más. En el cruce (foto de la izquierda) se ha quedado el amigo Fernando que se ha vuelto para Roquetas. Roger y yo hemos subido hasta Felix, donde nos hemos ido encontrando a más y más gente, pero aquí no sale nadie entre semana !!!!!

Qué alegría da poder salir entre semana, y más alegría da ver gente que puede salir entre semana. El miércoles que viene, espero poder salir otra vez ….. pero no se lo digáis a nadie …. porque aquí no sale nadie !!!!!!

Ruta de «Todos los Santos»

Yayo el guíaCorría el año de nuestro Señor de dos mil doce. En la fría mañana del 1 de noviembre, un avezado grupo de «locos«, sin darse cuenta del peligro que los acechaba, se reunieron en el punto de partida habitual … Al menos 15 locos de la MTB preparados para recoger a otros dos aventureros para desafiar a las alturas de la Sierra de Gádor.

No llevábamos más de 10 kilómetros cuando el cielo se tornó en la boca del mismísimo demonio en la sierra …. Ya llovía antes de llegar a nuestra cita con los dos amigos de El Ejido y decidimos parar al salir de la población de Vícar para contactar con nuestros amigos y decidir que hacer.

En un principio, y como locos que somos, no nos decidíamos si hacer una ruta de sierra con el consiguiente peligro para nuestra integridad, o hacer una ruta de marismas, que parecía ser más tranquila (que incautos al pensar esto !!!!).

Castillo de Guardias ViejasFinalmente, y aunque parezca mentira en nuestro grupo, se optó por la ruta más lógica, la ruta segura … Las Llanuras de Almerimar !!! Recogimos a los dos compañeros, y todo el grupo junto sobre nuestras monturas nos lanzamos bajo una lluvia constante e incesante, aunque no molesta, por unos caminos, que ya el guía de la expedición, Yayo, conocía de cuando eran vias romanas, haya por el año III antes de nuestro Señor, y es que nuestro experimentado guía ya le «tiraba los tiestos» a Matusalén !!!!

Tras muchos «sube y bajas», con algún «charco limpio» llegamos a la primera parada, el castillo de Guardias Viejas … cuyos anfitriones no nos abrieron las puertas en un claro gesto de desafío para que trotásemos por sus dominios ….. desafío que aceptamos gustosamente, pues el terreno era propicio y la climatología no era demasiado molesta.Altos de Almerimar

Una vez inspeccionado el terreno nos dirigimos por la ruta de costa hasta la zona de «asueto y recreo» de los habitantes de El Ejido, Almerimar. Zona despoblada y algo desapacible en esta época del año en que, por un lado los grandes señores feudales la han abandonado a su suerte llevándose a sus arcas privadas los bienes monetarios de sus habitantes, y por tanto dejando a su suerte a estas buenas gentes …. No obstante, nuestra comitiva pasó al trote alegre por esta zona hasta llegar a la zona en que el grupo, para abarcar más territorio, se dividió en dos. El grupo del guía se dirigió a los altos de Almerimar para otear el horizonte y tener una visión de lo que nos podía esperar, mientras que el grupo en el que se encontraba este humilde servidor, un grupo bastante más reducido, se introdujo en las mísmismas tripas del diablo, en las marismas de Almerimar, un lugar que con las últimas lluvias se había convertido en una trampa mortal de agua, barro y suciedad para nosotros y nuestras monturas.

No obstante, y gracias a la gran pericia de los que formábamos este grupo, pasamos a gran velocidad por esta zona mientras el otro grupo bajaba de los «altos de Almerimar» sin incidentes y con buena previsión para lo que nos quedaba de ruta. Tras una corta espera del grupo reducido para tomar un tentempié y revisar alguna «herradura» de nuestras monturas, todo el grupo reunido emprendió una loca «cabalgadura» desde el final de las marismas de Almerimar hasta las cercanias de la villa de Roquetas. Parecía que llevábamos al diablo tras de nosotros; el guía se volvió loco y no dejo de fustigar a su montura casi hasta la exMarismas de Almerimartenuación. El grupo lo seguíamos a su ritmo, unos mejor y otros peor.

A la entrada a la villa de Roquetas de Mar, el grupo se fue disolviendo como «azucarillo en agua» puesto que cada jinete se iba retirando a un buen merecido descanso en sus respectivos lares.

En definitiva, una ruta más a nuestras espaldas y a las de nuestras monturas. Ruta de aventura con un grupo de caballeros de la «Orden de los Chanateros» que quedará en nuestra memoria y en los libros de historia de la Caballería Ciclista !!!!!!